Culminado el desmantelamiento del Estado

Muy bien Mariano, sabes hacer medias aritméticas, la mitad entre 8,51 y 3 es 5,76, y has fijado el déficit para 2012 en el 5,8. Bravo. Pues te será interesante saber que son 2,75 puntos por año, cuando en 2010 se redujo un 1,9 con los recortes más inmediatos y menos dolorosos, y sólo un 0,69 en 2011 rebuscando ya en los recortes más severos. ¿Quieres reducir el 2,75 (4 veces más que lo reducido en 2011) durante 2 años??? Sin crear riqueza?? sólo recortando??

Y luego nos rematas este viernes con que el PIB caerá cerca del 2%. Sólo con caracter informativo, comentarte que el déficit se mide en términos porcentuales de PIB, y si éste baja, aquél subirá sistemáticamente, de manera vegetativa. Si ahora hay un 8,51% de Déficit respecto de un PIB que vale, pongamos, 100, si éste pasa a valer 98, el déficit pasará a ser el 8,68 %. Es decir, con esta política de recortes se irá incluso a contracorriente del objetivo de reducciòn.

Pero ante este paisaje ya reiterativo, patético e incluso burlón uno se pregunta, qué se podría hacer para crear riqueza real? Qué se podría hacer para recuperar la productividad? El otro día me vino una idea de algun chiste chavista y me puse a investigar, qué empresas son propiedad del Estado (con una mínima relevancia).

Son cinco.

Correos, ese gran buque insignia emblema de la productividad y repleta de beneficios

Adif, constructora estatal del ferrocarril que no se nutre ni de los billetes de los pasajeros.

AENA, por privatizarse, si no lo ha hecho aún es porque nadie da un duro por ella.

Loterías del Estado, idem.

RTVE, sin comentarios.

Ya no entro a valorar comparaciones con Noruega, donde el 90% del conglomerado empresarial del país  tiene acciones cada una de las demas y donde el estado es, por lejos, el mayor accionista (en telefonía, hidrocarburos, entidades financieras, etc, etc, etc). Ya no me meto en que el sistema bancario alemán tiene un estátus público en un 44% (sin ahondar en que en ese caso es NORMAL que el Estado Alemán no pague el 6,5% por colocar deuda, pues también parte del Estado está de ese otro lado, que obtiene crédito del BCE al 1%). Obviaré que Electricité de France (por poner un solo ejemplo de un solo rubro) es la tercera eléctrica mundial, de la que el Estado francés posee el 85% y que el año pasado arrojó unos beneficios netos de cerca de 17.000 millones (equivalentes a tapar 1,7 puntos de déficit). Pero es que resulta que el Estado italiano (si amigos, ¡la Italia de Berlusconi y la mafia y ahora intervenida!) es el propietario del 30% de Endesa (a través de Enel, recuérdese la Opa). Esto no significa otra cosa querido lector, que de los 100€ mensuales que pagues de electricidad, 30€ (!!!) van destinados a hacer hospitales italianos, carreteras italianas, pagar pensiones italianas, O REDUCIR EL DÉFICIT ITALIANO. ¿Somos tontos? ¿O que?

Claro que no. El problema es que somos muy listos. O mejor dicho, nuestros políticos lo son. Hacia el año 1997-1998 culminó el proceso de privatizaciones de este país, desmantelando por completo Repsol, Telefónica (13ava compañía munidial, 10.000 millones de beneficio neto anual), Iberia y un largo etc. Y digo desmantelando sí, porque ni Telefónica ni Repsol ni Iberia son hoy compañías españolas, mal que mucho les pese a algunos y quieran disfrazarlo engañando y defraudando intencionadamene a la opinión pública. Son, compañías propiedad de un consejo de administración y accionistas, personas privadas que están ahí únicamente para lucrar SUS bolsillos. NO los de los españoles.Se les expropió a los ciudadanos. Además, estas compañías ‘estratégicas’, tan sumamente importantes, son privadas para lo bueno, pero a la que empieza a chispear ya se sabe, se las trata como estatales, porque son tan grandes ‘que no se las puede dejar caer’. Negocio redondo. Robo en la cara.

Y cuando culminó ese proceso, como no había nada más interesante que hacer, a alguien se le ocurrió la maravillosa idea de liberalizar el suelo (en cierto sentido privatizar el suelo) y dedicarse a inflar una burbuja inmobiliaria que hoy nos explota en la cara.

Es este es un breve resumen de la historia económica española de los últimos 20 años. Hemos llegado al final. La nada señores. Hoy queda la nada. No hay país, no hay compañía española, no  hay músculo, somos antes bien un esqueleto moribundo a medio construir, endeudados, dominados por la banca de cabo a rabo y sin capacidad atisbada de reacción.

Lo único que nos queda es pensar que en esta legislatura el que se quemará será el de azul. Nos quedan cuatro años para despertar.

Anuncios

About this entry