Movimento 5 Stelle: el antisistema cum laude

Viendo la sarta de disparates que se están dejando ver sobre el Movimento 5 Stelle en España (el 95% es sencillamente falso), degeneraciones de las ya de por sí invenciones en medios italianos (recomiendo para su seguimiento “Il Fatto Quotidiano”, a veces el HuffingtonPost.it), cocinados previamente por Europa los mercados, voy a intentar arrojar algo de luz sobre esta formación política, un absoluto misterio en nuestro país. El movimiento nació hace tres años con ese nombre (cinco estrellas) por las cinco prioridades que se defendían en su programa cuando aquél no era más que una lista cívica de entorno municipal (agua pública, transporte sostenible, desarrollo responsable, wifi gratis y energías limpias), y ha tenido desde su inicio a Beppe Grillo como su principal auspiciante, que no líder. Grillo es uno de los cómicos más célebres y exitosos en Italia. Con sus monólogos ácidos contra la casta política ha llenados miles de auditorios hasta la bandera durante 30 años. Es un tipo sin pelos en la lengua que dice y hace lo que piensa, por muy burdas que sean las expresiones que utilice (tutti a vaffanculo). Así, este hombre ya tenía la vida hecha antes de que apareciera todo esto. Él por tanto no es más que un relaciones públicas del movimiento. Quizá el mejor que podía tener, pero solo eso, un megáfono: Su campaña ad-hoc en promoción del movimiento no se ha diferenciado demasiado de cualquiera de sus giras, llenando plazas de grandes ciudades día tras día. Pero ni es el líder del movimiento (no se cansa de repetirlo hasta la saciedad) ni se presentó en las listas ni contribuye en el programa. Ese lo elaboran miles de ciudadanos italianos por internet y en encuentros físicos. Poco a poco el movimiento fue creciendo hasta lo que consiguió ayer. Para las listas realizan elecciones internas online, y como se puede ver en los perfiles de los candidatos, son gente anónima, la mayoría jóvenes: profesionales, estudiantes, parados, funcionarios, pero también jubilados. En definitiva, gente normal. Pero también gente capaz: cuando cualquier político tradicional les criticaba por no estar cualificados, el M5S los dejó helados cuando demostró que el número 2 de la circunscripción Emilia-Romagna era un científico de la NASA, y así varios casos de excelentes economistas, politólogos, abogados, etc. Éste no es más que un ejemplo de la campaña que practica el movimiento: cada ataque se convertía en una victoria, refutado con referencias, links y pruebas. La verdad se puede demostrar, porque a diferencia de la TV,  la red tiene MEMORIA, y cualquiera puede ir y comprobar lo que quiera de fuentes independientes, con una fecha concreta de publicación.

Pero el M5S no es un partido. Antes bien se define como el antipartido. Se trata de un movimiento ciudadano. Su principal lema es literalmente uno vale uno, que puede equivaler a una buena definición de horizontalidad. Por eso no hay líderes y para elaborar una propuesta se establece un feedback en red entre quien quieran participar (utilizan la herramienta liquid feedback, también utilizada por otros partidos como el partido pirata alemán o sueco). Ahora ha ganado las elecciones en Italia, ya que ha quedado como primer partido con un 25,5% de consensos en el Congreso, por delante del PDL de Berlusconi (21.6) y el PD de Bersani (25.4), y no gobernará por una ley electoral si cabe más injusta que la española.

En este link he encontrado algunos de los puntos de su programa traducidos al castellano  http://iniciativadebate.org/2013/02/26/me-lo-puede-explicar-alguien/

La idiosincrasia de este movimiento se puede resumir en estas CINCO IDEAS:

  • Regeneración

Punto y final a la clase política. Basta ya de ser gobernados por las élites: QUE LOS CIUDADANOS SE GESTIONEN ENTRE ELLOS. Con la imposibilidad de ejercer más de dos legislaturas se asegura la regeneración continua.

  • Participación

Los cargos electos no deben ser más que PORTAVOCES de los ciudadanos, cuyas ideas han ido construyendo y discutiendo a través de la red o en asambleas presenciales.

  • Horizontalidad

El punto anterior implica que no hay líderes que toman las decisiones. ”Uno vale uno” y “nadie debe permanecer atrás” son unos de sus lemas más utilizados.

  • Transparencia

Todas las decisiones se toman en red. La red tiene memoria, la TV no. Todas las acciones quedan registradas y son visibles para quien simplemente se registre con un nick y una clave.

  • Sin ánimo de lucro

El movimiento quiere y consigue demostrar que la auténtica política no precisa de grandes capitales. Por eso rechazan cualquier subvención electoral y se bajan el sueldo un 75%.

Con todo, creo que buena nota se puede tomar de esta nueva forma de hacer política, que sin duda el M5S ha puesto en práctica por primera vez a gran escala en un (aunque paupérrimo) sistema democrático occidental. Esperemos no se tuerza la ética de sus componentes. Este extremo a su vez es menos probable que en un partido al uso: Sus estatutos declaran que los puestos electos se bajarán el sueldo de 15.000 a 2.500€, sólo podrán estar 2 legislaturas y no pueden haber estado participando en política activa con otros partidos. Para culminar, rechazan cualquier tipo de reembolso electoral (por ley les tocarían más de 100 millones de € por el resultado de ayer). El dinero ahorrado lo meten en un instituto público de micro-créditos que crean allá donde obtienen representación, destinado a financiar micro proyectos sostenibles para el desarrollo regional. Así lo han hecho ya en Sicilia y en Parma, donde tienen la alcaldía.

No  parece, de momento, que haya atisbos de que aparezca algo parecido en España, y el 15M se ha mostrado bien por falta de organización, bien por convicciones,  incapaz de construir una alternativa política. La imagen que podríamos tener de los italianos es la de Berlusconi, la mafia, la iglesia y los roles de jerarquía en casi cualquier ámbito. Pero al mismo tiempo ha dado muestras, a su vez, de ser un pueblo trabajador (industria), maduro (2 guerras), progresista (fue el país de Europa occidental donde el comunismo llegó más lejos), con un alto grado de interrelacionabilidad social (aunque quizá menos que en España, en alto contraste con el individualismo centroeuropeo) y con otros grandes valores. Sencillamente enhorabuena a esa Italia libre. El M5S parece que va en serio, pero  esperemos que las debilidades humanas aparezcan más tarde que pronto y que para entonces haya aprendido a depurarlas.

Anuncios

About this entry